CARTA ABIERTA DE DESPEDIDA A “MIÑA”

MIŅA en una vuelta de honor
tras ganar un Gran Premio
Acabo de llegar a casa en una gélida tarde de invierno, y yo mismo me sorprendo cuando me doy cuenta de que he dejado un par de caballos sin trabajar, y me he puesto a escribir con la compañía de una lata de cerveza y de Suzuki, mi fiel compañero cuadrúpedo e implume (como decía el sabio Botín) aunque no équido, sino cánido. Y es que acabo de subirte a un camión que por primera vez en trece años, no te traerá de vuelta a mis cuadras, puesto que un frío papel me comunicaba la decisión de dedicarte a la cría.

Todavía recuerdo cuando naciste aquella noche pasada por agua de marzo del olímpico año del 92: junto al suboficial que realizaba el servicio y el magnífico veterinario y “sin embargo” amigo Fernando Muñoz que sabiamente te hizo las primeras curas, te vimos nacer del vientre de SOIREE FOLLE. Fue este último quien exclamó cuando te vio mamar a los 20 minutos de vida: ¡Qué lista es! Y el tiempo nos demostró que no se equivocaba con aquel precoz y aventurado comentario.
Los meses iban pasando por los prados de tu Cantabria natal, y tu juventud se desarrollaba feliz a la par que tus galopes sobre la hierba de “La Torre”, “Los Manzanos”, o “La Colina”. Sin embargo, tu físico se quedaba ligeramente retrasado con respecto a tus otros 15 compañeros de potrada, y esto hizo que sobre una primera selección fueras “subastable” junto a otros 11 productos. Pero el día que te probamos en libertad nos demostraste que para el salto también funciona aquello de que más vale maña que fuerza, y junto a MOZAGRO, MARUCA, MINERVA y MUSA fuiste seleccionada para quedarte en la plantilla de futuros reproductores, pasando previamente al centro de entrenamiento para que demostrases tus aptitudes en las pistas.

Y se te acabó la buena vida. Empezaste a trabajar y entraste en la rutina diaria de manejo, entrenamiento, viajes, cuidados, etc. Yo entonces tenía una amplia cuadra de caballos jóvenes, pero de gran calidad, y tú sabías tratarlos con respeto y admiración; nunca quisiste desmerecer ante ellos y tus comienzos no pudieron ser mejores ganando el Criterium para Caballos Nacionales de 4 años. ¡Cómo le gustabas a Alfredo Fdez. Durán!

¿Te acuerdas cuando tú tenías 5 años, nos liamos la manta a la cabeza, y nos fuimos a Bélgica? Tenemos que reconocer que cuando nos bajamos del camión nos impresionaron un poco los caballos y yeguas que iban a ser nuestros rivales. Pero tu como si nada: de los 225 caballos de tu edad y de los 5 que estábamos de España de las tres edades (5,6 y 7 años), fuiste la única que pasó a la final de 25. Lástima que nos colocasen aquella zanja en el último recorrido que tiró por tierra nuestras ilusiones, y a nosotros mismos. A partir de entonces empezaron nuestros detractores (que no eran pocos) a dar leña: ¡claro! no tiene físico..., ¡claro! un viaje tan largo…, ¡claro! tiene mala cabeza…, ¡claro! nunca saltará grande… y otros. Pero a nosotros por un oído nos entraba y por otro nos salía ¿verdad?

La temporada del 98 fue bastante buena, pero teníamos algunos problemas en los triples, y en la final de Jerez todavía recuerdo cómo me caí en aquel que tenía una barrera de celosía en el oxer de entrada. Alguien ya te quería mandar “para chorizos”, pero creo que tu quisiste demostrar que todavía tenías mucho que decir, puesto que a la semana ganaste el Gran Premio del concurso del Pilar (luego lo hiciste en dos ocasiones más), y gracias a ello seguiste conmigo.¡¡¡Creo que sabías muy bien lo que hacías!!!

Con 7 y 8 años hiciste temporadas excelentes: ganamos un montón de pruebas de G-II y Grandes Premios, y creo que uno de los motivos era que siempre te acompañaba en la cuadra algún caballo que saltaba más grande, y esto te motivaba. A estas alturas no me vas a negar que muchas cosas no las hacías por orgullo ¿no? Y si no, por qué cuando veíamos desde la pista de ensayo los fondos de los Grandes Premios, me mirabas de reojo y me decías “¡eso será para otro! ¿no?”. Entonces te tocaba un poquito la moral y comprobaba si estabas con ganas; si te veía a tope, entrábamos en la pista con esa seguridad que solamente la da la fe en uno mismo. Y ya podía estar el mismísimo caballo de Santiago, nuestro Patrón, que le dábamos para el pelo. ¡Cómo echaré de menos esas vueltas de honor contigo en cabeza sin parar de botarte y las orejas para atrás como diciendo: “¿alguien más se atreve a desafiarme?”! Pero todo pasa y pronto tendrás tu merecido descanso en los prados que te vieron nacer.

Igual piensas que va a ocurrir como en el invierno del 99, que tras un descanso de tres meses, volviste con unos pelos y una barriga, que parecías un oso. Y sin embargo, a los 40 días de regresar ya habías ganado tres grandes premios de B,…pero esta vez no volverás.

Te iban bien las inauguraciones. Cuando la del Asturcón ganaste prueba en la Copa Volvo del 99. Pero la mejor fue la de Casasnovas en el 2000. Todo el mundo venía directamente de Vigo y cuando llegamos, mi buen amigo “Fanfa” me dijo:”Angelito, no te pases, que te conozco y vas a ir zumbao. Mira, ese franchute de ahí es Michel Robert, y el pisha ha ganao los tres días en Vigo”. Tu al oír esto moviste la orejas y pensaste “claro, pero en Vigo yo no estaba”. Y en la entrega de premios de la prueba que inauguró Casasnovas… ¡Himno de España y vuelta de honor para Miña!, y con Robert justo detrás, ¡Que tía!

MIŅA ganando el
Gran Premio de Logroņo 2003
Siempre echaré de menos el no haber corrido contigo el Campeonato de España de Caballos Nacionales cuando nosotros quisimos, puesto que era el momento. Pero ya sabes que en nuestra empresa donde hay patrón…. Pero bueno, tu a mi no me tienes que demostrar nada. Aunque no sólo a mi, a los jinetes de verdad tampoco. ¡Vaya piropos te echaban Rafi, Luis Astolfi, Juan Rojo y otros! Esas opiniones son las que a nosotros nos importan ¿verdad?, las de los que hablan no sólo porque saben, sino porque han sentido lo que es la calidad, lo que es la clase, lo que es un caballo diferente como tú. ¿Y en el Gran Premio del memorial Pérez Seoane del 2002 con casi 100 caballos en la prueba? Con 18 en el barrage, había salido Alfredo con el Igor galopando “a tumba abierta” y “a dos ruedas” en las vueltas. Todo el mundo lo daba por ganador y lo felicitaba, pero el mismo Fdez. Durán decía: ¡Esperad, que falta la “chucha”!. Esto te lo decía con todo el cariño del mundo y a nosotros no nos molestaba porque sabíamos lo mucho que te apreciaba ¿no? O igual a ti si que te molestó, ¡no lo se! El caso es que cuando entramos en la pista y saludé parecía que te iba la vida en ganar esa prueba. Era como si te persiguiese el diablo… ¡Que entrada al doble oxer-vertical a tranco de la esquina de la tribuna!, ¡Que batida al último vertical!, y claro…¡Que tiempo! Y que orgullosa te sentiste cuando el mismo Alfredo fue el primero en venir y felicitarte, que casi no cabías en la cincha de orgullo. Pero como te digo, todo pasa, y para ti espero que a una mejor vida..¿Cuántos Grandes Premios habrás ganado? Más de 25 seguro, más de 40 pruebas de G-II también y 5 internacionales. Ahora cuando entres en el prado de la Yeguada, tus nuevas compañeras sí que te van a hacer una buena vuelta de honor, porque aunque tú no lo sepas, ya te están esperando. Las noticias vuelan y ya tienes allí tu box para las noches reservado, aunque los dos hubiésemos preferido que hubiesen utilizado contigo la técnica de transferencia de embriones para que hubieras seguido compitiendo con un poquito menos de presión. Bueno, aunque muchos se alegrarán de no volver a tener que competir contra ti en las pistas, pero esos no son ni los buenos jinetes ni los mejores caballos, porque los auténticos junto con los aficionados de verdad siempre echarán de menos tus recortes, tus galopadas, tu clase, tu genio… y mis costaladas (estas te las perdono todas, incluida aquella de Gijón en la que me rompí la vértebra, o la de Logroño cuando me desencajé la mandíbula que fue la que más dolió).

Te lo voy a decir yo antes de que te lo cuenten en el prado las otras yeguas (dale recuerdos a la INDIRA): tengo un relevo para sustituirte. Ya se que estarás pensando “¡si yo soy irrepetible!”, pero esta vez es algo especial puesto que se trata de AROMA, ¿te dice algo? Su origen: CONQUISTA (Aá)-SOIREE FOLLE… ¡Tu propia hermana!, tiene tan sólo tres años y ya se que las comparaciones son odiosas, pero demuestra tu mismo carácter, clase y corazón. También se que eso se demuestra en las pistas, pero ¡no se!, tengo un presentimiento. No te preocupes que te tendré informada cada vez que vaya a verte a Ibio. Que descanses y que des a luz potros que continúen prestigiando como tú has hecho a la Yeguada Militar, y a la cría nacional de caballos de deporte.